El elemento más importante

Nuestra esencia como seres humanos debe otorgar el lugar más importante a la vida. La salud representa nuestro bien más preciado que nos permite seguir adelante. De ésta convicción derivan nuestros valores éticos y nuestra conducta profesional.

Hacemos un llamado a respetar y asistir al que se ve obligado a salir a trabajar. Reflexionemos y comprendamos que la naturaleza del nuevo virus exige la prudencia, higiene y el uso de la mascarilla.

Las medidas implementadas de distanciamiento social no son la cura pero reducen la probabilidad de ser contagiado y afectar a los que nos rodean.

Tomemos conciencia por nuestro bienestar y procuremos cualquier medio posible para hacer del trabajo remoto una realidad. Sin salud, sin vida, no nos queda nada.

--El esfuerzo colectivo nos conducirá al éxito. Cuidemos de nuestro prójimo. Erick J. / IT Express.